Meditación Activa para tu cambio

n-MEDITATION-large570

Siempre que hablamos de meditación imaginamos a una persona en la postura que muestra la imagen con la que empiezo el post de hoy.

Sentado, con la espalda recta, ojos cerrados, respirando y atendiendo a la inhalación y exhalación, a cómo el aire entra y sale de forma fluida….

Hoy quiero contarte que existe otro tipo de meditación que no necesita ni de la búsqueda de un lugar apartado, ni de silencio, ni de postura corporal.

Es la meditación Activa.

Este tipo de meditación se realiza en tu rutina cotidiana, mientras haces tus tareas habituales, recoges a tus hijos en el colegio, cocinas, estás en la oficina, o atiendes a un cliente, o tomas tu taza de te diaria.

La meditación Activa se trata de desarrollar presencia en todo lo que haces.

Es decir, que no solo tu cuerpo esté en la tarea, también tu mente y tus sentidos. Lo que normalmente conocemos como estar en cuerpo y alma.

Se trata de tener tu atención puesta en lo que estás haciendo, sentirlo y percibirlo lo más que puedas.

Te voy a aponer un ejemplo de mi vida cotidiana.

15884848-Manos-para-cocinar-verduras-Humanos-ensalada-en-la-cocina-Foto-de-archivo

Una de las tareas que realizo a diario es cocinar. Me encanta preparar la comida para mi familia. Intento tener presencia cuando lo hago.

Y ¿cómo?, pues atendiendo a cómo selecciono los ingredientes que voy a usar para la receta, percibiendo el olor de cada uno de ellos y su textura. Observando mi mano y mis dedos cuando corto las verduras. Escuchando el sonido del corte. Percibiendo el color de cada una de ellas. Escuchando el agua hervir y adentrándome en el vapor que emite y el olor que impregna el espacio y se extiende al hogar.

Podría recrearme en todas esas sensaciones y seguir contándote.

Como verás se trata de percibir y dejar por unos momentos esas prisas que nos hacen realizar tareas pero sin conciencia alguna de lo que estamos haciendo, como si fuéramos robots y estuviéramos mecanizados.

Para salir de ese aletargamiento practica la meditación activa en todo lo que hagas, no durante todo el día.

Elije una tarea y practica. A veces elijo la de lavar los vasos. Mientras lo hago intento recrearme en las sensaciones de la espuma suavizando mis manos, en  la temperatura del agua y el roce de mis manos en el vaso.

La meditación activa es la mejor manera de cambiar la forma en la que vivimos desarrollando una actitud de observación y percepción que calman nuestra mente y emoción. Nos hace no ser tan reactivos a las situaciones, pues nos saca de ese estado de ansiedad y prisa por llegar que nos mantiene en un estrés constante haciendo de nuestro día a día una carga y no una oportunidad para disfrutar de cada momento.

Integra la meditación activa y sabrás durante la tarea que pensamientos acechan tu mente identificándolos gracias a tu presencia. Podrás trabajar con ellos posteriormente haciendo un análisis de su utilidad en tu vida.

La meditación activa en tu día a día te lleva a saborear lo que haces y recuperar esa capacidad de asombro y gozo de un niño. Merece la pena practicarla.

ACTIVA TU CAMBIO CON MEDITACIÓN ACTIVA.

 

1362748_LXKKJEBEWGKKPPE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s